Espinaler, la salsa de la vida que está de muerte

Juro que he visto de todo a la hora de llevar un detalle a una comida. Desde los consabidos “vino o postre” a los “vinos de postre” (parece una redundancia), las “mejores trufas de la ciudad” o unas cervezas de autor que acaban de salir. Flores para la anfitriona, puros para el anfitrión, o “nada, una tontería” para los niños.

Pero yo a la próxima voy a ser la más original de todos, porque voy a llevar la salsa, y porque voy a dar “la lata”. Vale, ya paro de comillas y de juegos de palabras que parezco Sabina cuando era Sabina. Vale, stop, y me explico.

La bodega Espinaler (Vilassar del Mar, Barcelona) dio en el clavo con esta salsa hace 50 años, que recibe el nombre de la bodega, y que acompaña de la muerte a almejas, navajas, mejillones o patatas. La mejor salsa para los berberechos, porque yo ya no discuto más de si tú le echas vinagre o yo pimienta y limón. Yo le echo especias, vinagre y pimentón, o lo que es lo mismo: la salsa de la vida con Espinaler.

Vista en: Esquire

La puedes comprar en www.espinaler.es

Esta entrada fue publicada en Comida y bebida y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *